Katsushika Hokusai

De Japón al mundo: naturaleza, la montaña mágica y el arte que trasciende
Share

Katsushika Hokusai

De Japón al mundo: naturaleza, la montaña mágica y el arte que trasciende
(Edo, actual Tokio, 1760 – 1849)

El exponente del Ukiyo-e, la técnica de grabados en madera que logró que el arte se volviera accesible más allá de las élites japonesas, también conocida como “la estampa japonesa” o “el arte del mundo flotante”, en referencia a la idea de que el mundo es efímero. El Ukiyo-e utilizaba tinta china y luego incorporó el color, hasta que se instaló la policromía para dar tonalidades suaves a las obras. 

Hokusai, el que inspiró a artistas como Claude Monet y Vincent van Gogh, el de la “La gran ola de Kanagawa”, el que hacía arte desde temprano y hasta al anochecer. El de los mil nombres. El que pintaba naturaleza, teatro y la vida urbana. En HUINCA celebramos al artista japonés que trascendió al mundo occidental en el S XVIII y nos mostró las escenas del mundo flotante. 

Con esta camisa, en HUINCA honramos a Katsushika Hokusai

El Fuji es el pico más alto de Japón, en la isla de Honshu y, cuando nace el sol, se lo puede ver teñido de diferentes tonos cálidos, rojizos, rosados, en contraste con los azules del cielo. En la cultura japonesa, se cree que es un monte mágico “el monte de la inmortalidad”, plasmado decenas de veces en los grabados de Hokusai en “Treinta y seis vistas del monte Fuji”. Uno de ellos, el “Fuji Rojo” 凱風快晴 es una pieza maestra que el artista captó a principios del otoño, con un cielo despejado gracias al viento sur. 

Nuestra camisa Hokusai presenta la paleta pastel del amanecer en el monte Fuji y combina las flores de la cultura nipona con la simplificación de la naturaleza del Ukiyo-e.

Arte, el sol que ilumina las flores y la vida cotidiana sobre el lienzo de nuestra Hokusai.

Quién es Katsushika Hokusai

“A la edad de cinco años, tenía la manía de hacer bocetos de las cosas”.  Esa manía la mantuvo hasta el último día de sus 89 años y lo llevó a ser el primer japonés en exponer fuera del país. Su arte influenció a artistas como Monet y Van Gogh que se impresionaron con su “Gran ola de Kanagawa”, obra que forma parte de las “Treinta y seis vistas del monte Fuji”.

Se dice que Hokusai estaba obsesionado con el monte mágico y por eso lo pintó más de 100 veces, buscando en cada pieza la perfección y la evolución. 

Nació en Edo (Tokio) en 1970 con el nombre de Tokitaro y fue adoptado por un prestigioso artesano. En busca del progreso, entró a trabajar a una librería, donde, además de leer, empezó a copiar las ilustraciones de los libros que vendía, maravillado. A los 15 años, ya estaba en un taller de grabado como aprendiz.

Cuando Tokitaro (Hokusai) ya tenía la técnica del Ukiyo-e dominada, comenzó a imprimir invitaciones para Kabuki, el género teatral japonés que nació en la plaza pública para llevar entretenimiento al pueblo. En el Kabuki los actores, caracterizados con maquillaje “kesho” y vestuario acorde, interpretan historias de amor, leyendas y héroes, a través de  gestos y movimientos precisos que forman parte de un lenguaje en código llamado “kata”.

Más tarde, fiel al Ukiyo-e,  Hokusai realizó retratos de actores de Kabuki y se dio el gusto de representar geishas y samuráis, en escenas eróticas y humorísticas, además de pintar tarjetas para ocasiones especiales e ilustrar antologías de cuentos combinando el estilo de grabado con la perspectiva.

Con una obra llena de cielos y flores como en Hokusai Manga, la colección de más de 4000 dibujos del artista que incluyen escenas naturales y de la vida cotidiana Hokusai fue uno de los que más contribuyó a convertir el arte de los paisajes en un ícono de la cultura japonesa más allá de sus fronteras.

Involucrado siempre en estilos que trascendieron las clases sociales y los límites de Japón, nos inspiramos con una HUINCA Hokusai para llevar el arte y la naturaleza donde quiera que vayas. 

View Shirt View Shirt

Tags
Open chat
escríbenos, te respondemos personas :)